La Novena - Campillanos.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

La Novena

La Iglesia

NOVENA

a María Santísima Nuestra Señora

venerada bajo el tÍtulo de


LA ANTIGUA
EN CAMPILLO DE LAS DUEÑAS
Obispado de Sigüenza

COMPUESTA
POR EL R. P. FR. FRANCISCO MANUEL MALO
Franciscano, de la provincia de Cartagena. Examinador
Sinodal  de  varios  Obispados  y  Lector  de  Sagrada
Teología  en  el Colegio de misiones para Tierra Santa
y Marruecos en la ciudad de Santiago.


CON LAS LICENCIAS NECESARIAS

SANTIAGO, 1863.

IMPRENTA DE MANUEL MIRÁS.

A la Inmaculada Reina de los Angeles

MARIA SANTISIMA
DE
la antigua
Señora y Madre mía.

Si todos los rios vuelven al mar porque de él salieron, y á él los lleva su natural peso é inclinacion ¿ á donde sino á Vos deben inclinarse los afectos de mi amor y gratituvd? Porque de Vos, despues de Dios, han salido los innumerables beneficios que, de naturaleza y gracia he recibido. Vos desde mi niñez sois el imán de mi cariño, y habeis sido siempre mi luz, mi guia, mi fortaleza, y sereis mi salvacion. Á vos pues, Occéano del amor y mi bienhechora universal, debe vover hasta la última gota que de amor y gratitud se halle en mi pobre corazon. Recibid por tanto, Madre piadosa, este pequeño obsequio de vuestra Novena. No me atreviera á ofreceros cosa tan corta é imperfecta, sino contara con vuestra indulgencia. Pero Vos con vuestro bondadoso poder sabreis hacer que todo ceda en gloria y culto vuestro, y por este medio se conserve y aumente el amor y confianza de vuestros devotos, y mas de vuestro amante pueblo de Campillo, mi querida pátria. Asi os lo suplico, y asi lo espera el último de vuestros devotos.

Fr. Francisco Manuel Malo.

Motivo de esta Novena
__

La Providencia, cuyos resortes son tan invencibles como del hombre desconocidos, sabe sacar bienes de los mismos males. Por los años de 1835, cuando la impiedad se ostentaba engreida y descocada, y la virtud se escondia perseguida; en este mismo tiempo nuestro religioso pueblo de Campillo ostentaba mas y mas su acendrado celo por la Religion de sus padres, manifestándolo especialmente en el mayor culto de la Madre de Dios, que bajo el título de LA ANTIGUA se venera en él desde muy remota antigüedad, constando ya de su existencia en el siglo XIII. Pues como está anotado en el libro de fábrica de la parroquia, que principia en 1751: haciendo ciertos reparos en la ermita en el año de 1812, se observó que detrás del retablo estaba escrito, que se hizo la ermita año 1231 y se agregó á la parroquia año 1547, habiendo sido antes Castillo de Romanos. Y en una viga decía: no hay memoria de su época.
La ermita antigua era muy pequeña: tratóse por tanto de hacer otra, mas capaz, pero que encerrase dentro de sí la antigua; se colocó la primera piedra en cinco de Mayo de 1835 y se prosiguió la obra con eficacia, á pesar de que los bienes comunes y de los particulares estaban agotados, efecto de la guerra civil que, todo devastaba. Pero ¡ cuanto puede la devocion á la Madre de las misericordias ! Esta ayudó á su pueblo para que llevasen á cabo su colosal empresa: diéronle fin con el coro, púlpito de hierro y nuevo Altar, y se adornó la ermita, sino como merece la que mereció ser Madre de Dios, ni como deseara el fino afecto del pueblo, al menos cuanto permitieron tan azarosas circunstancias. No habia estampas de su bellísima Imagen y á una insinuacion del Sr. Cura D. Francisco Ginés, se costeó una preciosa lámina para tenerlas.
Otra cosa se echaba de menos; un Novenario con que se desahogase la devocion de nuestro pueblo y comarcanos. Se encargó y parece principió á formarle el Sr. Doctor D. Rafael Herranz y Sanz, Catedrático que fué de Sagrados Cánones en la Universidad de Zaragoza, Vicario general de los Obispados de Segorbe y Tortosa, y Canónigo Penitenciario en la Metropolitana de aquella Ciudad. Pero ¡ ay ! el cólera-morbo que despoblaba la Ciudad en Julio de 1855, le priv´tambien de su preciosa vida; pero dejó en su testamento una cantidad para costear la impresion de la deseada Novena Desgracia fué el que tan docto varon no la escribiese, y fortuna mia el que á su sobrino el Dr. D. Marcelino Herranz y Sanz Canónigo Secretario del Ilmo. Señor Obispo de Geróna, cargado por su ministerio de apremiantes ocupaciones, entre tantos y tan ilustrados Sacerdotes, Canónigos, Párrocos y Religiosos como honran nuestro pueblo, le ocurriese el insinuarme la formación de la Novena; la que acepté por ser en obsequio de Nuestra Señora de LA ANTIGUA y conforme á los deseos del pueblo.
Ved pues, carisimos paisanos mios, el por qué he tenido el piadoso atrevimiento de componer esta Novena. Vuestra acendrada devocion sabrá suplir lo que en ella falte. Con este motivo tambien me atrevo á rogaros, que seais cada dia mas devotos de esta Excelsa Reina y Madre piadosa, ¡ Sed hijos de vuestros padres ! Su devocion á la Madre de Dios, Nuestra Señora de LA ANTIGUA, ha sido el carácter por el que han sido conocidos; como atestiguan sus antiguas fundaciones religiosas, procesiones y misas votadas y practicadas para su mayor culto.
Y María Nuestra Señora ha correspondido siempre con muy señalados favores. Pues como consta de los libros parroquiales, no solo nuestro pueblo se vió libre de epidemias, sequías, y otras calamidades, acudiendo á implorar sus misericordias, sino aun los pueblos de Odon y la villa de la Yunta, venian á su ermita en procesiones devotas, especialmente en las sequías; y todos iban dicen dichos libros, remediados y consolados. Tambien el pueblo de Used la visitaba todos los años el 2º de Pascua de Pentecostés.
La devocion de nuestros padres no era de solo ceremonia ni estéril. Sus honestas costumbres, su modestia en el hablar, su frecuencia en los Sacramentos, su asistencia al templo, su exactísima observancia de las fiestas del Señor, la concordia de todos los vecinos, el pudor de las doncellas, la ejemplar honestidad de las casadas daban bien á conocer que se criaban á los pechos de la Reina de las virtudes. Sed pues, os repito, hijos de vuestros padres; jamas se oigan entre vosotros las palabras obscenas, las discordias y pleitos; mirad que no os oirá esta Madre del amor hermoso, si os le presentais con un corazon poseido de rencor; mirad, que es mas pura que los Angeles, y le causareis asco, si le visitais con una conciencia manchada. Sedle pues verdaderos devotos imitando sus virtudes. Así lo espera de vuestro cariño, por el amor de Nuestra Señora de LA ANTIGUA, vuestro amante compatriota.

Fr. Francisco Manuel Malo.

NOVENA
A NUESTRA SEÑORA DE
LA ANTIGUA

Se dará principio, signándose diciendo: por la señal 8cc,

Acto de Contricion.

Señor mio Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, mi Creador, Padre y Redentor, en quien creo, en quien espero, á quien amo sobre todas las cosas, y por Vos al prójimo como á mi mismo; me pesa, Señor, de todo corazon de haberos ofendido, por ser Vos quien sois, me pesa de haber pecado: perdonadme Señor por vuestra infinita misericordia y por los méritos é intercesion de vuestra dulcísima Madre y Madre nuestra María Santísima de La  antigua. Asi lo espero en vuestra infinita bondad, con la perseverancia en el bien hasta el fin de mi vida. Amen.

Oracion para todos los dias.
__

Virgen y Madre de Dios, Reina de los Anjeles y de los hombres terror de los infiernos y Madre nuestra, María de La  Antigua, vaso de virginidad inmaculada, paraiso animado del segundo Adan, Aurora del Sol de justicia, Madre de la gracia, reparadora del mundo; en cuya proteccion tienen tan asegurados vuestros devotos el feliz logro de sus ruegos, que no encontrando distancia entre lo fervoroso de su peticion y lo eficaz de vuestro patrocinio, se junta el conseguir con el pretender; vuelve á tus devotos esos ojos de misericordia, vé nuestras necesidades para socorrerlas; inclina tus oidos á nuestras oraciones para oirlas y si es para gloria de Dios el que yo alcance lo que le suplico en esta Novena, sedme fiel abogada y piadosa intercesora; y sino, dirigid mi entendimiento y gobernad mi corazon, para que solamente pida lo que haya de ceder en gloria suya, honra vuestra y bien de mi alma, queriendo ante todo su gracia, vuestro amor y mi salvacion, para que por ella os alabe en las eternidades de la gloria. Amen.

DIA PRIMERO
María concebida sin
pecado.

Oh María inmaculada, ab-aeterno predestinada para humillar la cabeza de la serpiente infernal; preservada por tanto de la culpa (como siempre lo hemos creido y lo ha ya definido el oráculo de la verdad, la cebeza visible de la Iglesia Católica) siempre pura, siempre Santa desde el primer instante de vuestro ser natural.
Cedro elevado sobre los mas altos montes de santidad, y sobre los mas encubrados Serafines de la Jerusalen celestial, que no solo fuisteis siempre Santa é incorruptible, sino que á cuantos á Vos se acercan cumunicais las virtudes y el delicioso aroma incorruptible de santidad; luna hermosa siempre llena, sol siempre brillante, que jamás oscureció ni la niebla, ni el eclipse; alcanzadnos, Señora, por vuestra original limpieza que nunca entre en nuestras almas la podedumbre y fetidez del pecado; que huyamos de él, mas que de una serpiente, y lo evitemos mas que la misma muerte; que los justos perseveren y aun medren en toda justicia; que los pecadores se arrepientan, espantados de su ruina; que los infieles se conviertan, y los impios se estremezcan y conozcan sus errores; que todos seamos limpios en nuestros pensamientos, puros en nuestras palabras, justos en nuestras obras, para que viviendo y muriendo sin la corrupcion de la culpa, como hijos de Madre tan pura, se hallen nuestras almas puras en la hora de nuestra muerte y la recibais en vuestros brazos, las defendais ante vuestro Hijo y alcanceis la sentencia de eterna salvacion. Y tambien me concedais la gracia especial que os pido en esta novena, si es para gloria de Dios, honra vuestra y bien de mi alma. Amen.
Ahora con fervor pedirá cada uno la gracia especial que desea conseguir en esta novena. (Silencio de algunos minutos.)
Tres Aves Marias en obsequio de su virginal pureza.

ORACION ULTIMA
para todos los dias.

EMPERATRIZ excelsa de cielos y tierra, Reina de los Santos, Maestra de los Apóstoles, caudillo de los Mártires, luz de los Confesores, guia de las Virgenes, temor de la heregia, espanto del infierno, amparo de los pecadores arrepentidos, esperanza de los desesperados, salud de los desauciados; bendita entre todas las mujeres; escogida entre las criaturas; sola Virgen entre las madres, y mas pura que todas las Virgenes, mas perfecta que todos los Angeles, mas amante que todos los Serafines, mas noble y santa criatura que toda pura criatura, quiero amaron cuanto puedo amaros, y á Dios cuanto Vos quereis que le ame. Alcanzadme pues Madre del amor hermoso que le ame tan deveras, que sea con todas mis fuerzas y con todo mi corazon; que aborrezca el pecado y me arrepienta de todos y consiga el perdon. Sed nuestra luz en las dudas, guarda en los peligros, victoria en las tentaciones, salud en las enfermedades y consuelo en las aflicciones.
Y pues sois la protectora de este pueblo de Campillo; el Iris de su paz, la esperanza de sus deseos, el iman de nuestros corazones, bajo el inmemorial título de
La  Antigua, miradle con ojos benignos; haced que sea Campo-grande, jardin ameno de azucenas de pureza, rosas de encendida caridad, plantel de todas las virtudes; que florezca el celo y sabiduria en sus Sacerdotes, la vigilancia en los padres, la obediencia en los hijos, el pudor en las doncellas, la paz en las familias, la concordia en los vecinos. No olvides, Madre piadosísima el amparo de la Iglesia Católica, pues á Vos sola es dado degollar todas las heregias; acordaos de este Católico Reino, vuestro patrimonio y herencia desde el principio; que no pierda la pureza de la fe que le predicó vuestro Siervo, nuestro Apóstol Santiago.
Asistid á vuestros devotos, especialmente á los que, celosos de vuestro culto, celebramos vuestras glorias, é imploramos vuestra clemencia, en esta Santa Novena, para que libres de todo mal, llenos por Vos de todo bien, llevemos una vida feliz; tengamos en vuestro amparo una muerte dichosa, y de las lágrimas de este destierro, pasemos á veros con vuestro Hijo y gozar para siempre su eterna gloria. Amen.
Cántanse los Gozos y se concluye con la Oracion que está al fin de ellos.
Los demás dias, dicha la primera oracion de todos los dias y la particular de cada dia, hecha la peticion de la gracia epecial, rezamos las tres Aves Marias con un Gloria Patri, se  dice, la última Oracion, y se acaba con los Gozos, verso y Oracion, Concede misericors 8cc.


dia segundo
María Madre de Dios

EXCELSA Reina de todo lo criado, hermosa como la Luna, llena por el brillo de tu humildad; escogida como el Sol por lo encendido de tu amor, terrible al infierno por lo inmutable de tu santidad; con quien Dios estuvo siempres desde el primer instante de su ser: Aurora rutilante que, anunció al mundo el fin de la noche del pecado y principio del claro dia de la gracia; Aurora alegre que, purpurando el cielo, consuelas al infierno, excitas á las avecillas, ó sea á los justos á alabar á Dios, pero ahuyentas los demonios enemigos de la luz; Aurora consoladora, que nos dió la luz verdadera que ilumina á todo hombre; el Sol de justicia y verdad; Vírgen mas pura que la misma Aurora; Madre verdadera del mismo Dios humanado, sea mil veces enhorabuena por tan divina dignidad. Gózome, Madre de Dios, de vuestra elevacion sobre todos los coros de los Angeles, sobre todo lo que no es Dios. Y sabiendo que vuestra clemencia es tan compasiva como excelsa vuestra dignidad, me atrevo á postrarme á vuestros pies, á pediros os acrdeis de mi ante el trono de la Divina Magestad. Vos sois la verdadera Bersabé á quien el divino Salomon os dice, que pidais, sin temor de no conseguir. Pedid pues, Madre de Dios y Madre nuestra, pedid para este pueblo el rocío del cielo y grosura de la tierra; pedid para vuestros devotos la gracia de vuestro Hijo y la perseverancia en ella hasta la muerte y la gracia especial, 8cc.
Ahora se pide la gracia especial como el primer dia: la Oracion final y los Gozos.

dia tercero
María Madre de los
hombres.

OH Madre clementísima ! Si al contemplaros Madre de Dios, mi alma desfallece, atónita de tan incomprensible dignidad, al saber que  tambien, sois Madre nuestra, se esfuerza mi corazon y toma aliento mi alma para acercarme á Vos, cándida paloma, en quien no se encuentra hiel y dais aliento aun á los hijos extraños, los ingratos pecadores. Sí Madre de piedad, el que os hizo Madre suya, os hizo tambien Madre Nuestra: su infinita misericordia tuvo presente la necesidad que, de una Madre como Vos teniamos, cuyas entrañas se conmoviesen á vista de nuestras miserias, y con el poder que os recuerde vuestro maternal cargo, y que en cumplimiento de él no desmintais vuestra inagotable clemencia, sino en todo mostreis que sois, mi Madre. No mireis mis pasadas ingratitudes; que propio es de madre olvidarlas: no atendais á mi fealdad que los ojos de las madres nunca ven la de sus hijos; mirad, sí, cual Madre vigilante, los males de mi alma para remediarlos; sanad mi entendimiento, memoria y voluntad, para que conozca á Dios y mi último fin, me acuerde agradecido de sus beneficios y le ame sobre todo lo criado; sanad mi corazon para que ame la virtud y la ejecute sin temor; aborrezca el pecado y lo tema mas que la muerte. Y pues tantas pruebas habeis dado á vuestro devoto pueblo de Campillo de vuestro maternal cariño, alcanzando benéficas lluvias para sus campos, salud en las epidémias, con tantos otros beneficios de que todos son testigos, continuad Madre amorosísima, vuestros maternales cuidados para con vuestro pueblo y devotos, y alcanzadnos la gracia especial, 8cc.
Ahora lo restante como el primer dia.

dia cuarto
María Madre de la gracia

OH Madre del Salvador, María Santísima de La  Antigua ! Cuanto es nuestro gozo al contemplaros Madre de la divina gracia ! Llena de gracia os llamó el Arcangel; llena para Vos y llena para nosotros; de vuestra plenitud la recibimos todos. Sois la tesorera del Altisimo, el conducto de sus piedades, la dispensadora de sus dones, la vida, la dulzura y la esperanza de los mortales. Sois para el pobre, la riqueza; para el atribulado, consuelo; para el perseguido, refugio; para el enfermo, salud; para el dudoso, el acierto; para el errante, camino; para el pecador, perdon; y para el justo, virtud.
¡ Oh Madre piadosa de la gracia ! que, cual rosa mística del jardin cerrado, abriste tus hojas para recibir el rocío del cielo, y atrajiste á tu inmaculado seno al autor de la gracia ! Alcanzádnosla para vivir siempre en ella por la observancia de la divina ley y preceptos de su iglesia. Sin la gracia todo es pena, turbacion y muerte, con ella todo es gozo, esperanza y paz; todo es fruto de vida eterna. No permitais pues, que la perdamos por la culpa. Y si tal desgracia nos sucediere, si cayéremos en tan tenebroso abismo, dadnos Madre, vuestra bendita mano para salir á la luz de la gracia; guiadnos al camino de la vida, aplacad la ira de vuestro Hijo, y conseguidnos el perdon de nuestros pecados. Todo lo espera de Vos, este vuestro devoto pueblo, que tan larga experiencia tiene de vuestras piedades. Y con la misma confianza os pedimos la gracia especial 8cc.

dia quinto
María refugio de los
pecadores.

SI algun dia, oh Madre de La  Antigua ! mi corazon respira y mi alma se alegra, es sin duda en este en qué, os considero como refugio de pecadores. Por que Vos, dice nuestro siervo Buenaventura, Vos amparais al pecador ya desechado de todo el mundo, abandonado de los Angeles, despedido de los Santos, próximo á caer en las manos de Dios vivo; y no le dejais hasta haberle reconciliado con vuestro Hijo. Vos sois aquella solícita Ruth, que recogeis las espigas, las almas que se han escapado á toda diligencia de los segadores del campo del Señor, esto es, Sacerdotes y Predicadores; y que debiendo ser pasto de las aves infernales, limpias de la paja del pecado, las colocais en los graneros del cielo. ¿Quién desesperará de su salvacion, si se refugia á vuestra proteccion? Vedme pues á vuestros pies postrado, pidiendo misericordia y perdon. Yo soy aquel hijo pródigo, que por unos placeres viles de la tierra, perdí la legítima del Cielo, que vuestro dulcísimo Hijo me adquirió con su sangre; pero acordándome que sois el refugio de los pecadores y guia de los extraviados; vuelvo arrepentido á pediros me admitais siquiera por uno de vuestros esclavos; y me volvais propicio á vuestro Hijo, para que, olvidando mis yerros, me conceda el perdon de todos y me adorne con la estola de su divina gracia, prenda segura de su gloria. Tambien la gracia especial que deseo en esta Novena, si ha de ser 8cc.

dia sesto
Maria consuelo de
afligidos.

OH poderosa Reina y Madre compasiva de La  Antigua ! No ignorais que la corta vida de los mortales es una lucha no interrumpida con enemigos de cuerpo y alma. En todas partes nos cercan la tribulacion y la angustia. Bien las enfermedades, bien la pobreza; ya injurias, agravios y persecuciones, con otras penas que, nos llenan de amargura; tentaciones horrendas, ocasiones terribles por parte del demonio; ignorancia, flaqueza, pasiones por parte nuestra nos sumergen á veces en abismos de perdicion y estado desesperado. ¿Ä quien en tanta desventura tenderemos nuestras manos, ó levantaremos nuestros lacrimosos ojos? Ah! Á Vos consoladora de los afligidos. Vos sois el bálsamo celestial, que derrama el consuelo en nuestras afligidas almas. Vos sois la misteriosa oliva de los campos, á cuya sombra descansamos, y cuyo aceite precioso cura nuestras heridas y cicatriza nuestras llagas, Tú solo dulce nombre da la paz á nuestras almas, sosiego á nuestros corazones; infunde espanto á los demonios, y vuelve manso cordero al que, cual leon irritado, intentaba tomar justa venganza de nuestros pecados. Ea pues, consuelo nuestro, especialmente de vuestro devoto pueblo de Campillo, que siempre encontró en Vos el paño de sus lágrimas; sed siempre nuestra consoladora; alcanzadnos de Dios la misericordia; el remedio de nuestros males en esta via y para la otra nuestra salvacion eterna y la gracia especial 8cc.

dia septimo
María auxilio de los
Cristianos.

OH ciudad fortísima de David, María Santísima de la antigua ! Tú eres aquel escuadron bien ordenado, ten terrible á las huestes infernales, como amable y seguro albergue para todos los Cristianos. Tú eres aquella esforzada Judith, que corta la cabeza al infernal Holofernes y libras de sus tiranias á la Santa Iglesia. Tú eres aquella hermosísima Ester que robas el corazon del Altísimo, descubres las asechanzas de pérfidos Amanes y libras de la muerte á todo tu pueblo. Ved pues, Corredentora del mundo, Cooperadora de nuestra salud, ved cuantos Amanes, cuantos Holofernes, asedian, persiguen, afligen de todos modos al pueblo de Dios, la Santa Iglesia. Ved, auxiliadora de los Cristianos, sus sacrilegos intentos contra vuestro Hijo y su Vicario. ¿No os acordareis, Señora, de volver por su honor? Permitireis que blasfemen de su Santo nombre, destruyan su Ley, derriben sus altares, profanen sus Sacramentos? Miradnos Señora, con ojos de piedad; alentad á los fieles; avivad nuestra fé, fortaleced nuestra esperanza, encended nuestra caridad y dadnos vuestro auxilio. Asi lo espera este vuestro devoto pueblo, que tantas experiencias tiene de vuestros auxilios. Sed, pues, cada dia la Auxiliadora de los Cristianos, y concedednos la gacia que os pedimos en esta Novena, si á de ser, 8cc.

dia octavo
María puerta del
Cielo.

SOBERANA Emperatriz de los Cielos! ¡ Cuanto es nuestro gozo y esperanza, al veros colocada en el Empireo, sobre todo lo que no es Dios; y que estando en el lugar que corresponde á la que es Madre suya, sois la feliz puerta de aquella eterna mansion, para todos los que han de entrar en ella ! Porque, como asegura el Seráfico Buenaventura, sies imposible se salve el que de Vos fuere abandonado, tambien es imposible se pierda el que de Vos fuere protegido. Ved, pues Señora, y puerta del Cielo, á todo este devoto pueblo postrado á vuestras plantas, suplicandoos por amor de vuestro Hijo Jesus, que abrió aquellas celestiales puertas, que no las cerreis á ninguno de vuestros devotos. haced que siempre estén patentes pra cuantos imploramos vuestra misericordia. Verdad es que nuestras culpas las cierran; pero ya, Señora, arrepentidos y pesarosos, pedimos perdon de ellas. Vos sois la escalera de Jacob, que desde la tierra llega al Cielo; dadnos pues vuestra mano y subidnos al celestial paraiso. No se diga jamás, que almas á Vos refugiadas, han sido presa del demonio. Asi lo esperamos, Madre Santísima de La Antigua y tambien la gracia especial que deseamos en esta Novena, 8cc.

dia nono,
María vara misteriosa,
esperanza nuestra.

OH Madre amabilísima de La Antigua ! ¿Quien podrá en este dia conocer y dar gracias por tantos beneficios, como de Vos hemos recibido? Vos despues de Jesus vuestro Hijo, sois nuestra esperanza. En Vos afianza el pecador el perdon de sus culpas, con Vos espera emprender y continuar el camino de la vida; en Vos espera el justo hacerse mas justo y perseverar hasta la muerte, hollando por Vos á sus enemigos. Vos sois aquella misteriosa vara de José, que produjo la bellísima flor de Jesus, Nuestro Salvador; varita de perfumes aromáticos, que sube del desierto del pecador, confortado ya con el precioso aroma de la esperanza y hace de su corazon, hedionado antes por la culpa. un paraiso de las delicias de Dios, con la mirra de la contricion, con el incienso de la confesion, y con toda variedad aromática de satisfaccion. Sois la vara florida de Aaron, que acabando con el invierno del pecado, haceis brotar hermosas flores de virtudes, en los pecadores, y sazonados frutos de obras perfectas en los justos. Sois en fin vara de hierro para nuestros enemigos, que los deshace y aterra, y al salir de nuestros labios vuestro dulce nombre huyen espantados, mas que del fuego las moscas. Vos pues, vida y dulzura y esperanza nuestra, sed nuestra esperanza; vara que nos guie; que nos defienda y nos libre de la muerte eterna. Hoy especialmente, último de vuestra santa Novena, no nos despidais sin bendicion; dadnosla copiosísima, como la esperamos de Vos, Madre de la santa esperanza. Nuestras almas, nuestros cuerpos, nuestras casas y nuestros campos alcancen vuestra deseable bendicion y con ella la gracia especial, 8cc.

GOZOS A NUESTRA SEÑORA
DE

LA ANTIGUA

Pues sois gozo de este suelo,
Como el mundo lo atestigua;
Virgen Santa de la Antigua,
Sed siempre nuestro consuelo.

Vuestra imágen tan graciosa,
Como antigua y venerada,
En todos tiempos amada,
Se ha ostentado prodigiosa;
Y á Campillo cariñosa
Que os venera con anhelo.
Virgen Santa..


Toda hermosa sois María,
Sin mancha por ningun lado,
Hija de Adan, sin pecado:
Tu imágen muestra alegria.
Con la del niño á porfia,
Y tu nueva ermita, cielo.
Virgen Santa..


A tan alta dignidad
Como Madre del Dios-Hombre
Os eleva, mas que asombre,
La misma Divinidad;
Gracias á la Trinidad
Demos todos con gran celo.
Virgen Santa..


Sois Madre de pecadores,
Aplacais al Juez airado,
Y aunque le halleis irritado,
Nos alcanzais sus favores;
Y aterrados de temores,
Vos nos levantais del suelo.
Virgen Santa..


Puerta sois del Cielo abierta
Para todos los mortales,
Á do libres de sus males,
Los llevais por senda cierta,
Y les dais la voz de alerta,
Si no andan con desvelo,
Virgen Santa..

Auxilio de los Cristianos
Os llama la devocion
Lo sois, con admiracion
De hereges, moros, paganos;
Haz que libres de sus manos
Vivamos ya sin recelo.
Virgen Santa..


Á la iglesia de tu Hijo
Y á su Vicario en la tierra
El cisma acabar quisiera
Con teson y mal prolijo;
Destruid este plan fijo
Del herege raposuelo.
Virgen Santa..


Á vos, oh Madre, clamamos
En toda calamidad,
Vuestra singular piedad
En las sequías palpamos;
De la peste nos libramos
Alzando á Vos nuestro vuelo.
Virgen Santa..


A Campillo Madre pia,
Echad vuestra bendicion,
Pues con tanta devocion
Os ama y en Vos confia;
Sois su amparo y su alegria
En su pena y desconsuelo.
Virgen Santa..


Pues sois gozo de este suelo,
Como el mundo lo atestigua;
Virgen Santa de
La Antigua
Sed siempre nuestro consuelo.

FIN



Nota.-

Esta Novena tal y como la podeis leer, es la de toda la vida, escrita en 1863, con la que nuestros padres, abuelos y bisabuelos han rezado a nuestra patrona, la Virgen de
La Antigua y desde el 15 de agosto de 2011 seguimos haciédolo, espero que por mucho tiempo. Tras unos años en los que fue modificada, hoy volvemos a gozar de su autenticidad.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal